miércoles, 23 de marzo de 2011

¿Cómo aprendemos?

Todos estudiamos porque queremos ser líderes y tener éxito en la vida.


Pero al contrario de lo que mucha gente cree, no accedemos a la mayoría de nuestros aprendizajes básicos a través del estudio y del esfuerzo. Más bien son el resultado de una forma natural de aprender a través de la experiencia.

Nuestra capacidad natural de aprendizaje entró en juego a través del proceso de experiencia y retroalimentación. El ordenamiento y combinación de las experiencias sensoriales constituyen las estrategias fundamentales de cada individuo para lograr el aprendizaje.

La forma en que recibimos o percibimos la información determina el nivel de aprendizaje. La conciencia - tener conocimiento, ser no ignorante - de cómo aprendemos, de cómo el estado de ánimo facilita o limita nuestra percepción, de cómo interpretamos lo que percibimos, de cómo influye en nosotros el ambiente y nuestras creencias, etc., puede convertirnos en exitosos aprendices autónomos. Podemos facilitar nuestro aprendizaje natural reconociendo las fortalezas, los esfuerzos y compromisos ya sean de nosotros o de otros.

La unión de las fuerzas remedia las debilidades. Después del esfuerzo inicial nuestra capacidad se extiende más allá de lo esperado. Cuando se obtiene un logro aunque parezca pequeño y nos alegramos, estamos convirtiéndolo en algo importante y valioso. Valorar los progresos y alegrarse por haberlos realizado nos llena de satisfacción y ánimo y nos permite minimizar los problemas.

Aprender es fácil e increíble cuando hacemos uso de nuestro estado de aprendizaje natural. Favorecemos el aprendizaje estimulándonos a mejorar los resultados y llegando cada vez más lejos. Cuando somos curiosos, comprometidos, fascinados, y tenemos diversión, aprender es fácil, inevitable y mágico.

Para identificar lo que es un estado natural para aprender debemos considerar la opinión de los expertos.

Jeannette Vos señala que cada persona tiene su propio modelo para un nuevo mundo de aprendizaje gracias a lo que ve, lo que hace, lo que escucha, lo que imagina, lo que prueba, lo que intuye, lo que huele, lo que siente y lo que toca.

Para Vernon A. Magnesen, aprendemos 10% de lo que leemos, 20% de lo que escuchamos, 30%  de lo que vemos, 50% de lo que vemos y escuchamos, 70% de lo que decimos y 90% de lo que decimos y hacemos.

Para ampliar la perspectiva sobre nuestra forma de aprender, les recomiendo el siguiente video.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada